¡No dejes de escuchar!

La pérdida natural de la audición en los adultos mayores es conocida como presbiacusia, ésta, es una enfermedad multifactorial, quiere decir que involucra factores genéticos y ambientales, y se caracteriza por la pérdida progresiva en ambos oídos a lo largo de la vida.

Este padecimiento es cada día más común, ya que de las personas que tienen entre 44 a 54 años de edad el 11% sufre algún tipo de pérdida auditiva, de los que tienen entre 55 a 65 años el 25% tienen algún problema de audición y de los que tienen más de 70 años el 50% tienen este tipo de trastorno.

¿Cómo reconocer los síntomas de la pérdida de audición?

La forma más fácil de reconocerlo, es la pérdida progresiva y simétrica al escuchar frecuencias altas de sonido, este síntoma viene acompañado de zumbidos, vértigo y desequilibrio.

Otra forma de alerta es la hipersensibilidad a los sonidos altos, esto es cuando los ancianos se quejan del volumen alto que las personas con audición normal toleran perfectamente, esto ocurre porque en general estamos acostumbrados a escuchar sonidos con frecuencias que varían entre 250 Hz y 4,000 Hz, quiere decir que las vocales tienen una frecuencia media y baja, y de las consonantes es alta, todo esto ayuda a entender que muchos pacientes que tienen pérdida auditiva de alta frecuencia escuchan que las personas hablan pero no son capaces de distinguir lo que están diciendo.

Lo mejor que podemos hacer para ayudar

La mayoría de los pacientes tarda varios años en buscar ayuda médica gracias a la falta de aceptación de este problema y la vergüenza de usar un aparato auditivo. Sin embargo, cuando la presbiacusia no se trata de manera correcta lleva al aislamiento social progresivo y a la depresión. Cuando detectes algún síntoma acude con un otorrinolaringólogo para diagnosticar la deficiencia auditiva e informarte cuál es el mejor tratamiento que debes seguir.