Di sí a la lactancia materna

Del 1 al 7 de agosto se conmemora alrededor del mundo la semana de la lactancia materna, establecida por la Organización Mundial de la Salud, para fomentar la leche materna con alimento primordial de los recién nacidos.

La OMS recomienda la lactancia materna como alimento exclusivo de los bebés hasta los seis meses de edad, y a partir de ahí, puede reforzarse con alimentos complementarios. Sin embargo, esto se logra sólo al 60% en 23 de 194 países.

Beneficios de la lactancia materna

La leche materna es un alimento que contiene carbohidratos, grasas y proteínas necesarias para que el bebé se desarrolle de  manera óptima y sea menos propenso a diarrea, alergias, infecciones de oído, estomacales, intestinales y respiratorias. Además, si un bebé es alimentado con leche materna puede ser menos propenso a enfermedades como la diabetes, sobrepeso o caries.

Los beneficios no sólo se limitan al bebé. La madre también experimenta cambios emocionales y físicos durante el proceso, por ejemplo:

  • La liberación de hormonas como oxitocina y prolactina que generan un sentimiento de apego y felicidad.
  • Las mujeres que amamantan se recuperan mucho más rápido del parto que las que no lo hacen, además de volverse menos propensas a cáncer de seno y ovario.
  • La lactancia materna reduce además el riesgo de padecer diabetes tipo 2, artritis reumatoide y enfermedades cardiovasculares.

Es importante aclarar que no todas las mujeres pueden amamantar y no siempre el bebé puede recibir la leche materna, sobre todo si se presentan defectos congénitos como paladar hendido, labio leporino o nacimiento prematuro en el caso de los bebés o cáncer de mama, radioterapias o infección de mama en el caso de las madres.

Para estos casos, es importante acudir a médicos especialistas como los pediatras de Hospital San Diego, que brindarán el mejor tratamiento y atención para que los bebés puedan comenzar a vivir de la mejor manera.